17.2.17

La otra casa

En la otra casa yo vivía con mi mamá, mi papá y mis hermanas. Había un parque, un arenal y un cerro. Yo recuerdo todo como si fuera muy grande. Hace unos años regresé, y el barrio era más bien chico.
En la otra casa jugábamos baseball por las tardes. A veces le daba a la bola, a veces no. A media cuadra vivía Rocky, el perro. No era nuestro, pero yo lo adoraba. Tuvo que morderme dos veces para que aprendiera que no hay que acariciar a un perro mientras come.
En la otra casa había un árbol al que siempre nos subíamos y del que casi nunca me caía. Y había una casa abandonada. De ella inventábamos historias de fantasmas. A un niño se le atracó la cabeza en la ventana, por tratar de entrar.
En el tiempo de la otra casa, yo vivía esperando con miedo la guerra nuclear y pensaba que los terroristas eran ladrones con metralleta.
En la otra casa vivía La Loca. No quería a nadie. Una vez, casi atropella a Mariana. Nos prohibieron hablarle.
En la otra casa no teníamos teléfono y no nos importaba. Comíamos mango con las manos y jugábamos a que la pepa era el jabón, nos peleábamos por quién se sentaba en el sillón verde y no nos dejaban comer chicle.
En la otra casa leí mi primera palabra.
En la otra casa viví cinco años y mientras empacaba, lloré, sin saber bien qué estaba pasando.

8 comentarios:

carluchi dijo...

yo viví con mis abuelos un año cuando era chiquita y ese sería "el viejo barrio" para mi. al lado de la casa de mi abuela vivía una pareja, eran mayores ya y a la única que veíamos salir era a la señora. corría el rumor de que el señor tenía algún problema y que no salía por eso, una noche de apagón mis primos y yo lo descubrimos: había luna llena y eso era lo único que alumbraba el patio de mi abuela desde donde veiamos la ventana del señor y donde estabamos jugando a dios sabe que... en eso salió, todo peludo, barbón y sin polo... ERA EL HOMBRE LOBO!

vane dijo...

clo!

yo tb tuve mi viejo barrio, y no me gusta mucho el nuevo barrio..salvo por el "mirador" mas alla de eso no se puede hacer :(...


saludos!
vane*

valeria dijo...

jaja yo tb tuve mi viejo barrio, ahi jugue policias y ladrones por primera vez, no he vuelto a hacer amigos cercanos en mi nuevo barrio desde hace ya 10 años, en el viejo barrio tb aprendi ke en la guerra, el amor y CARNAVALES todo vale :s y tuve un pastor aleman ke se llamaba shepherd (ke original no?) y le ame mucho pero cuando nos mudamos lo tuvimos ke regalar y llore mucho mas todavia...croe ke tengo mala suerte con los perros :(

luis fernando dijo...

qué duro

Anónimo dijo...

me hiciste llorar, te quiero mucho mi escritora preferida :D tu hermana a la q la loca casi atropella.

Anónimo dijo...

Yo sigo viviendo en el viejo barrio.
Pero Lindo tu post

Anónimo dijo...

En la otra casa yo vivía con mi papá, mi mamá, mi abuela y mis hermanos. Al frente vivían mis tíos y mis primas menores. En la otra casa pasaron los años escolares y universitarios. En la otra casa estuve muy enferma pero también fui muy feliz. Mis padres pasaron de ser adultos a ser ancianos. Los niños crecimos y nos convertimos en adultos. Mi madre es una excepción porque su "inner child" está completamente "outside". Mi abuela nos acompañó hasta sus últimos días.
Yo la miraba salir con pasito apurado, "pasito de cabra" pensaba yo y me reía. Ella se iba a pasar el día con mis primas las pequeñas y regresaba por la tarde. En verano caminaba con un fresco vestido y en invierno bien envuelta en un abrigo. Mi abuela era la "Bruja Mayor", la "Anciana de la Tribu". Ella era feliz cuidando a los nietos, aunque a veces no fuera muy expresiva, nos quería mucho a (casi) todos. También era muy feliz cuando celebrábamos su cumpleaños en multitud (casi) exclusivamente femenina.
Ahora mi mamá ha tomado la posta y es nuestro tótem. Ahora ya no son lonches femeninos, sino desayunos, venerando a la Totem o celebrando cumpleaños o por el gusto de vernos y ser felices.
En la otra casa viví 26 años. La otra casa es ahora un edificio. La otra casa solo existe en pocas fotos y muchos recuerdos. La otra casa era mi vida con mi abuela, la vida con Curly. Ninguna de las dos está aquí, pero me sorprendo siempre pensando en regresar y encontrarla, mientras me sonríe y me dice: "Linda preciosa, ¿me traes los periódicos?"

Anónimo dijo...

Mi blogger favorita escribió cosas muy lindas que removieron mis recuerdos. Nuestras "otras casas" estuvieron cerca, compartimos cerro y lo más lindo es que compartimos abuela. Un brso grande para Claudia AB.